El Dr. Sardar Saadi, de la Universidad de Rojava, señaló que acogen a académicos de todo el mundo, pero que necesitan trabajar con más personas que sepan leer y escribir en kurdo a nivel académico.
Este año, casi 3.000 estudiantes se presentaron a las universidades de Rojava, Kobani y Al Sharq. Los estudiantes se examinaron el 1 de septiembre y los que aprobaron tuvieron que elegir en qué departamento querían matricularse antes del 19 de septiembre. Las universidades de Rojava, Kobanê y Al Sharq comenzaron su curso académico 2021-2022 el 10 de octubre.
«A partir de algunas discusiones sobre cómo mejorar la revolución en Rojava, comenzamos a desarrollar la idea de establecer un Departamento de Humanidades», dice el Dr. Sardar Saadi en entrevista con Yeni Ozgur Politika.
«Pero los ataques de Turquía estaban a punto de comenzar durante esos días, y tuvimos que establecer nuestro trabajo en un ambiente peligroso bajo la amenaza de la guerra», añade.
El Dr. Sardar Saadi es el coordinador del Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad de Rojava, creado en 2020. «Estamos trabajando duro para mejorar el sistema educativo aquí», añade el Dr. Saadi.
A pesar de haber establecido conexiones con universidades de Europa y América, los continuos ataques de Turquía y sus mercenarios contra la región y también la falta de reconocimiento del régimen sirio a la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES) han tenido un impacto negativo en la educación.
«Siria lleva muchos años aplicando una política de asimilación y arabización de los kurdos. Por eso, la mayoría de los kurdos no utilizan el kurdo como lengua de lectura y escritura. Como nuestro programa es en kurdo, los estudiantes han tenido que esforzarse para poder leer y escribir en kurdo», declara el Dr. Saadi.
El trabajo para desarrollar el perfil y los programas de la universidad no se ha limitado a los académicos y al personal con sede en Rojava. «Hemos establecido un comité en Toronto», informa el Dr. Saadi, «Hemos hablado con académicos de todo el mundo. A partir de estas conversaciones, se nos ocurrió la idea de educar primero a los estudiantes de Rojava, y luego estos estudiantes serán el futuro personal de la institución.»
Los académicos, que han formado un Consejo Asesor de 10 miembros compuesto por expertos en estudios kurdos, estudios regionales y estudios internacionales de todo el mundo, están llevando a cabo un valioso trabajo tanto para la promoción de la universidad como para el establecimiento de su sistema educativo.
Slavoj Zizek, uno de los pensadores más respetados del mundo, hizo una presentación en la Universidad de Rojava que fue moderada por el Dr. Saadi. El lingüista, filósofo e historiador Noam Chomsky también pronunció allí el discurso de apertura.
El Dr. Saadi destacó la importancia y el impacto de los principales académicos y universidades internacionales que han apoyado a la universidad: «Permítanme decirlo así: cuando las universidades progresistas del mundo, o cualquier profesor, filósofo quiere trabajar con nosotros, resulta muy, muy increíble. No puedo decir lo importante que es esto. Por ejemplo, cuando trabajamos en la evaluación de créditos, trabajamos con los profesores más expertos en estos temas de la Universidad de Cambridge».
«Siempre que queremos consultar sobre ciertos asuntos o cuando queremos explorar nuevas ideas, los académicos y científicos con los que contactamos se comunican con nosotros, nos ayudan y nos asisten. Están encantados de hacerlo. Esto es increíble para Rojava y los kurdos. También demuestra lo importantes que son las universidades de Rojava para el reconocimiento de Rojava».
Este año tienen previsto organizar mesas redondas, seminarios y campamentos, en la línea del curso que Chomsky impartió el año pasado y del curso celebrado por Zizek. «Sin embargo», añadió el Dr. Saadi, «algunos académicos kurdos se alejan de nosotros por la postura de Turquía. Lo hacen porque temen que Turquía haga algo contra ellos. Hay muchos académicos kurdos que viven en Europa. Y, por desgracia, algunos académicos kurdos tienen otras preocupaciones. Nuestro trabajo se llama Rojava. El nombre Rojava tiene una identidad política, revolucionaria, por supuesto. Pero estamos haciendo un trabajo académico».
El Dr. Saadi subrayó la necesidad de trabajar con más académicos que sepan leer y escribir en kurdo.
«Me gustaría hacer un llamamiento aquí a través de ustedes. Estamos a un correo electrónico de cualquiera que quiera trabajar con nosotros. Queremos trabajar con académicos y científicos de diferentes perspectivas. Debemos fortalecer este instituto, la universidad, tanto como podamos. Necesitamos a todos los que puedan enseñar kurdo, especialmente en ciencias sociales a nivel académico».
El Dr. Saadi también habló de los planes y programas para el nuevo semestre, que comienza en octubre. «Queremos mejorar este Instituto. Ahora es sólo ‘ciencias sociales’. Queremos abrir también diferentes departamentos. Tenemos amigos que trabajan en ‘ciencias políticas’ actualmente. Hay un estudio del departamento de historia. Como universidad, estamos considerando la posibilidad de crear un programa de máster en lengua kurda y también en literatura. También tenemos algunas iniciativas en el ámbito de la arqueología».
Este año están planeando también una escuela de verano en Europa. «Por supuesto, al igual que el año pasado, tendremos clases con científicos de renombre; sin embargo, a diferencia del año pasado, tenemos previsto que estos cursos sean temáticos». Además, se ha creado en Raqqa la tercera universidad de Rojava, la Universidad Al-Sharq. Allí la lengua de enseñanza será el árabe. Se ha establecido una coordinación en Rojava, que gestiona la Universidad de Kobanê, la Universidad de Rojava y la Universidad de Al-Sharq. Nuestro trabajo se llevará a cabo en el marco de esta coordinación».